Hoy te levantaste con muchas ganas de fotografiar, dispones del tiempo y sobre todo de las ganas, pero… no se te ocurre «a qué». Crees que ya has fotografiado todo (te comento, ya TODO ESTA FOTOGRAFIADO, sólo hay que buscar un forma diferente de hacerlo), y no se te viene a la cabeza un nuevo tema, algo interesante. Ya estás agotado de las típicas fotos a tu familia, a tu perro, a tu gato, a tu comida, a las flores, a los atardeceres. Hoy quieres algo diferente.

Empecemos de a poco. Hay muchas formas de buscar nuevos temas, la cuestión es que muchas veces nos hace falta un empujoncito para encontrarlo. A veces tan sólo basta con abrir un libro y fotografiar la primer palabra que leamos. O abrir el diccionario y fotografiar las 10 primeras palabras que encuentre con la letra «X». Sin embargo, a veces parece tan abstracto que nos decimos a nosotros mismos que no vale la pena. Déjame decirte algo, a veces el tema realmente está, sólo que no nos enfocamos en verlo. A lo mejor las fotografías que obtengas de estos ejercicios no sean las fotografías de tus sueños (si es que sueñas por ejemplo con ser fotógrafo de National Geographic), pero tampoco lo serás sentado «esperando» a que las fotos vengan siempre a ti.

A mi particularmente estos ejercicios me sirven mucho cuando creo que he agotado ideas, que no se me ocurren nuevas imágenes, y… de seguro, entre tantas, alguna me sorprende gratamente. NO es necesario siempre tener todas la imágenes dignas de un Pulitzer, el propósito es perseverar en el hábito de fotografiar, practicar la técnica y afinar el ojo.

En este post te facilito una lista de posibles temas para tus próximas fotografías.

1.Libros: libros abiertos, libros cerrados, apilados, solitarios, en manos de un niño, en una mesa, en una librería, en una biblioteca.

2. Letras y números: este particularmente siempre me pareció muy atractivo. Pueden ser números de casa, números de boletos, letras de carteles. Puedo por ejemplo fotografiar todas las letras de mi primer nombre que encuentre, o formar una frase con diversas imágenes.

3. Círculos (triángulos, cuadrados): La diversidad e infinidad de las formas geométricas. Una pelota, una rueda, un globo terráqueo, una brújula, un cd, monedas, una dona, un reloj…

4. Animales: saquemos de la lista a los animales tradicionales y acostumbrados, animémonos a nuevos. Peces, caballos, aves de corral, animales silvestres…

5. Colores: podemos hacer del color nuestro centro de interés. Escoger imágenes multicolores, o elegir un color determinado y fotografiar una serie completa con ese color.

6. Carteles: carteles de calles, de publicidad, carteles de supermercado, carteles en la puerta de la heladera… todos tienen su atractivo.

7. Plumas: las plumas siempre me parecieron un elemento delicado, volátil, con un encanto propio. Solas, enganchadas en una rama, a través del sol, acariciando un hombro…

8. Lápices: lápices desparramados, lápices pintando, palabras escritas con lápices, patrones de colores. En la mano de un niño, de un artista.

9. Puertas y ventanas: Las puertas y ventanas siempre dan la sensación de bienvenida, de cobijo. Desde afuera, desde dentro. Puerta abierta, puerta cerrada. Solitaria, con alguien sentado en el umbral. De madera, de metal, con rejas, sin rejas.

10. Vajilla: de cerámica, de porcelana, de barro, de vidrio, de plástico. En la alacena, en la mesa, en las manos de una abuela. Tazas con café, con té, con capuchino. Platos en grupo, solos, colgados en una pared. Cubiertos de plata, de madera, dentro de un plato delicioso.

11. Banderas: De lugares que visites, de organizaciones, de protesta. Banderas piratas, de salida/llegada de carreras de automóviles.

12. Fuego: mmm, el fuego. Eterno compañero de la mayoría de mis días. El fuego tiene para mí uno de los mayores encantos al momento de fotografiar. Jugar con las velocidades, con las luces. Solo con sus formas, acompañando un fogón. De día, de noche, el detalle, a lo lejos.

13. Líneas: curvas, rectas, en zig-zag. Gruesa, finas. En objetos, en dibujos. Abstractas, definidas, buscando formas. Simples, compuestas, superpuestas. Las líneas te ayudarán además a pulir la composición de tus fotografías.

14. Farolas: de interior, de exterior. De diversos materiales. Con diversos tipos de luz. De día, de noche. De calle, de campo. Con punto de fuga, solitarias.

15. Graffitis, pintadas, murales: nada más atractivo que el arte callejero. Frases, dibujos, pinceladas. Colores, monocromo (pd: conocer los artistas creadores te acercarán más a otra áreas de las cuales nutrirte del arte).

16. Sombras: duplicidad, abstracción, sugerencia. Texturas, juego de luces. Profundas, suaves, multiplicadas. Las sombras, además de convertirse en un entretenido centro de atención de nuestras fotografías, nos permiten practicar los diferentes tipos de medición de luz y como actúan estas en contraste con las sombras sobre las cuales estamos trabajando.

17. Pinceles: de artista, de cocina, de pintor de obra. Para limpiar, para ensuciar. Nuevos, usados. Todos junto al bastidor, dando unas suaves pinceladas sobre un lienzo.

18. Sombreros: informales, de gala, de viaje. Colocados en una cabeza o colgados de un perchero. Graciosos, bizarros.

19. Escaleras: en una vieja casa abandonada, en una casa por estrenar. De marinero, de bombero, de salida de emergencia, de pintor. De madera, de hierro, de concreto. Escalones alfombrados, desnudos. Rectas, caracol, con descanso y sin él.

20. Agua: en todos su estados y versiones. Río, mar, lago, laguna. Dentro y fuera de ella. Con olas y el calma. Sucia, limpia, con seres que la habitan. Contenida en un recipiente, saliendo de un grifo. Helada, a punto de hervir.

21. Reflejos: todo aquella imagen donde la luz se pueda reflejar y duplicar una imagen. Espejo, agua, vidrio, elementos plastificados. Los reflejos crean siempre una imagen cautivadora y misteriosa de duplicidad y de falta de límites reales.

22. Reproducir una vieja foto: diversión garantizada en reproducir una antigua fotografía. Similares elementos, mismas poses, idénticos gestos.

23. Follajes: nada como la posibilidad de practicar texturas como el follaje que nos ofrece la naturaleza. Desde arriba, de abajo, de lateral. De diversos colores, de diversos árboles o arbustos (incluso la hierba). En diversos momentos del día, y ver como van cambiando las formas acorde el juego de luces y sombra.

24. Oficios: aquí puedes elegir un oficio específico y sumergirte en cómo se lleva a cabo esa labor, o elegir por ejemplo los diferentes oficios de la gente de tu familia, o de tu cuadra, o de tu ámbito cercano, o de algún lugar que visites.

25. Manchas: para ampliar la creatividad, las manchas son lo ideal. Encontrar formas en las las manchas de humedad de una pared, o de aceite en la calle. Las manchas de grasa en la ropa, o de barro después de un día lluvioso. Para completar por ejemplo esta serie, se puede tomar una fotografía del elemento que nos sugiere la mancha y compararlos.

26. Antigüedades: a quien no le gustan las antigüedades? Bueno, hay gente que no, pero suele ser un tema por demás interesante al momento de fotografiar. Buscar objetos viejos en casa, mostrar el paso del tiempo, su uso, si sigue funcionando, a quien perteneció.

27. Cintas: de tela, de colores, de peligro. Flameando en un ventilador, en un muestrario. De regalo, de cassette, de embalaje.

28. Humo: las formas de las volutas de humo, los colores que toma según la luz que le incide. De un fogón, de tabaco, de una vela que se acaba de apagar, de un sahumo.

29. Espuma: además de la sensación visual y táctil, la espuma nos permite una amplia búsqueda de imágenes. Mientras lavamos los platos, o nos enjabonamos en la ducha. Las pompas de jabón, la que llega con las olas a la playa. Dibujos con espuma de afeitar (mi preferida es hacer helado con la espuma de afeitar).

30. Patas: patas de perros, de mesa, de silla, de pájaros. Quietas, en movimiento. La sugerencia de suponer a quien pertenece y como será el resto del objeto.

31. Juguetes: además de la posibilidad de reencontrarnos con nuestro niño interior, nos permite la interpretación de personajes imaginarios, armado de escenarios diversos, mimetizarnos en personajes al alcance de la mano.

32. Bigotes y barba: ideal para practicar retrato con un condimento extra.

33. Pinzas de la ropa: tienen una peculiaridad, son simpáticas. Podemos colgar cosas de ellas, solas, agrupadas por colores, creando un arco iris…

34. Estatuas, esculturas: en el parque, un museo, en el atelier de un escultor. Además podemos agregar información acerca de quien las realizó o lo que nos sugieren.

35. Semillas: dentro de su fruto, colgadas todavía de un árbol. Dentro de un frasco, en cucharas, en bolsas, cazuelas. Podemos seguir todo el proceso hasta verlas brotar (ideal para un timelapse si es más osado)

36. Antenas: ya casi en vías de extinción en algunos lugares, pero con un atractivo que las hace diga de ser fotografiadas. En forma de flechas, planas, redondas. Con pájaros, con enredaderas. De auto, de radio o de alta tensión (las solía imaginar como enormes gigantes paseando por la montaña cuando era niña).

37. Música: de los temás más versátiles y extensos sobre el cual podemos fotografiar. Recitales, instrumentos musicales, unos vinilos. Una partitura, nuestros auriculares. Si no tenemos un músico amigo o algún recital cerca, acudimos a la música de la naturaleza (es todo un desafío fotografiar los sonidos).

38. Simetrías: ideales para perfeccionar composición. Reflejos en el agua, edificios, flores, mariposas, caminos con punto de fuga.

39. Cosas que vuelen: acudamos a los pájaros, las cometas, los aviones, los globos. También podemos hacer avioncitos de papel, o hacer caer una pluma desde lo alto. Ideal para practicar fotografía de alta velocidad.

40. Bicicletas: de carrera, playera, todo terreno. Sus partes, sus colores. En la ciudad, en el campo, la montaña. Quietas, en movimiento, en carrera. Sus accesorios.

41. Repetición de elementos: en fotografía llamamos RITMO a la repetición de elementos. Este puede ser un extraordinario tema. Las arcadas de un edificio, el paso cebra, unas escaleras, los árboles de una avenida.

42. Caracoles: además de extremadamente simpáticos, nos facilita la tarea gracias a que son lentos. Buscarlos, seguirlos, mirar su comportamiento. Solos, en grupo, en diferentes espacios. Los días de lluvia son los ideales para dar con ellos.

43. Huellas: sobre la arena, sobre el barro. Pies pequeños de niños, de adultos. De animales (y ver si adivinamos de que son). De bicicletas o perros en el cemento ya seco.

44. Partes del cuerpo: en fotografía se suele llamar retrato fragmentado a este tipo de fotografías (según cada autor, los más puristas no lo consideran de esta manera, pero como no soy purista…). Colecciones de orejas, narices, labios. Partes del cuerpo que no se distingan. Sólo la piel. Mis preferidas son siempre las manos y los pies. Posando, realizando alguna labor. Descalzos sobre el césped, jugando con el agua.

45. Caminos, calles: mientras visitamos, recorremos, deambulamos, vamos buscando y fotografiando el camino, hacia donde nos llevan, que encontramos en él. Cambiemos alturas, perspectivas, dirección.

46. Tatuajes: realistas, minimalistas, de color o monocromos. La lista es tan larga… Podemos realizar retratos posados y que acompañe como elemento secundario el tatuaje, o podemos hacer de la tinta nuestro tema principal.

47. Paraguas: abierto, cerrado, mojado, seco. De adulto,de niño. De colores, más amplios, pequeños. Son una maravilla los días de lluvia y lo que en ellos encontramos. Pero no sólo con lluvia. Como bastón, como sombrilla, como decorado.

48. Telarañas: y claro está, este tema no es para todos. Los que le tienen miedo a las arañas, deberán dejarlo de lado, la idea de las fotografías es que e disfruten (salvo que se lo tome como un desafío, entonces «adelante»). Miles de formas, de tamaños. Consejo, lleve un rociador con agua, les da un toque especial el efecto «perlas» sobre ellas.

49. Luces especiales de la casa: si hemos aprendido a observar las luces, sabremos que no siempre es la misma, ni de la misma intensidad, ni del mismo color. En casa seguramente habrá alguna hora especial donde la luz llega de determinada forma, de determinado color, donde produce reflejos, sombras o efectos increíbles. Y si todavía no los vió, aprenda a buscarlos. Los hay en todas las casas.

50. Gotas: mientras llueve, mientras cae del grifo, en la ventana, las condensadas en una botella recién salida de la heladera. Las que quedan en las hojas cuando termina la tormenta, las del rocío, las de sudor.

51. Dientes de león (la yapa): durante mucho tiempo los dientes de león fueron mi «fetiche». Los fotografiaba todo el tiempo. A diferentes luces, en diversos planos. Más cerca, más lejos. Solos, en grupo. En las manos de alguien, alguien soplando y pidiendo deseos.

Como podrá ver, TEMAS SOBRAN. Tan sólo basta con que googlee cualquiera de estos temas y se encontrará con infinidad de fotografías diferentes, que ni siquiera había imaginado. A veces no es cuestión de creatividad, de poseerla o no, es cuestión de aprender a estar más atento al momento de mirar. Fotografía hay a montones por donde quiera que vaya. Y si ninguna de estas es la fotografía que a usted «le vuela la peluca» hágalas mientras llega el tema de sus sueños, y mientras tanto, mejora técnica, practica composición y perfecciona su mirar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *