Los miércoles por la mañana tengo compañero de juegos fijo, Valentino. Salimos a pasear y fotografiamos todo, pero hasta hoy no me había dado cuenta que él nunca se había percatado de que en el proceso… jugábamos. En un momento le pregunté si le gustaba jugar y me dijo que no, que ya era lo suficientemente adulto como para jugar. Me pregunté entonces si a la gente le asusta jugar, o en realidad lo que le asusta es la palabra JUEGO. Creo que la palabra es en realidad lo que suena extraño. Cómo un adulto puede jugar? Si un adulto juega es infantil, y poco serio. Realmente, creo que hay pocas cosas tan serias en la vida como la capacidad de seguir jugando a pesar de los años. Y concretamente en fotografía, jugando, por lo menos desde lo que he podido observar estos años de docencia, es cuando más de aprende y se disfruta. Cuando uno se vincula desde el juego y desde el pleno goce, todo se torna más fácil.

Por qué será que le tememos tanto al juego? En qué momento comenzamos a tenerle miedo a jugar? Tal vez la sociedad nos haga creer que jugar es sólo cosas de niños? Será que a menudo nos encontramos con que que hemos substituido el “placer” por el “deber” y eso va acompañado de una serie de creencias que nos pueden resultar muy limitantes a la hora de sentir dudas en “qué está bien” y en “qué está mal”?  

En mi experiencia, puedo decirle que jugando la vida se hace mucho más liviana.

Y si todo esto le resulta algo extraño o tal vez es usted un poco escéptico, le recomiendo leer algún que otro artículo científico sobre LUDOPEGAGOGÍA o LOS BENEFICIOS DEL JUEGO.

El jugar supone diversión, pero también conlleva una serie de ventajas físicas y psicológicas y para ellos no es necesario tener una determinada cantidad de años. Una persona que juega es una persona que posee ante la vida una actitud de búsqueda, predisposición, de conexión para consigo mismo y su entorno. Jugando somos más naturales, más espontáneos, más expresivos y definitivamente, mucho más creativos. En la fotografía siempre se me hace una estrategia de las más productivas, ya que conlleva no sólo una mejoría en el manejo de la técnica, sino que nos vuelve más creativos y sociales.

Hace poco leía en un artículo un listado sobre los beneficios de seguir jugando, y se la comparto:

  1. Genera alegría y bienestar.
  2. Reduce el estrés y la ansiedad.
  3. Mejora el rendimiento cognitivo aumentando la concentración.
  4. Refuerza vínculo emocionales en el intercambio con otros.
  5. Reduce los estados de ira y conflicto (si juega por el simple hecho de jugar y no de competir, claro está).
  6. Promueve socialización colectiva.
  7. Mejora la empatía.
  8. Promueve la preparación mental para alcanzar metas establecidas.
  9. Desarrolla el sentido de la voluntad y la responsabilidad.
  10. Fomenta el sentido del humor.
  11. Elimina tensiones de la vida cotidiana.
  12. Fortalece valores como lealtad, sentido de justicia, compañerismo.
  13. Se crean nuevas redes neuronales.
  14. Se previenen enfermedades

Para todas aquellas personas que lleven mucho tiempo sin jugar, lo que le propongo hoy, es que mediante la fotografía se atreva a jugar. Al principio, si le resulta incómodo hacerlo en público, hágalo usted en un ámbito relajado y donde no se sienta intimidado. Cuando comience a jugar, no se pregunte ni se limite a cuestionarse si está bien, o mal o si se verá ridículo, no se juzgue ni cuestione, sólo disfrute, total… nadie lo está mirando.

Cuando comience a jugar, verá que el cuerpo se vuelve más liviano, que su cabeza ha estado allí jugando y que los problemas tal vez se hayan ido por unos minutos… permítase ese momento, y sienta el juego. Pero le sugiero que aunque una sóla vez intente, no se quede con la duda. Si después de esto, vé que no es lo suyo, siga como hasta ahora, pero… yo que usted me lo permito.

Para esto he realizado una lista de juegos que pueden realizarse cámara de por medio (aproveche que la cámara para muchos nos sirve de “escudo” y no quedar tan regalados o expuestos). Pruebe uno, dos, saltee los que le parezca que no le suman, repita si alguno le gustó, comparta el juego con un amigo, su pareja, otros que gusten de la fotografía… no pierde nada en el intento, se lo garantizo.

Vamos entonces con los juegos que le propongo:

  1. Imagine que es un polluelo de águila a punto de su primer vuelo, y tiene una gopro atada a la cabeza. Cuente en imágenes la experiencia de la salida (determine usted si lo hace de una o tiene un par de obstáculos en la primera experiencia)
  2. Busque claros y “entendibles” objetos o situaciones en las nubes (al menos 5)
  3. Acérquese a alguien que no conoce, pídale tomarle una fotografía. Converse con esa persona durante al menos 15 minutos, y luego repita la operación. Compare ambas.  
  4. Disfrácese de lo más gracioso que se le ocurra y actúe (puede aprovechar y convertirse en un personaje que siempre soñó ser). Tome registro de ello. Sugerencia: hacerlo acompañado así no se ríe usted solo.
  5. En un día de lluvia haga un barquito de papel (si no sabe, vienen tutoriales sobre como hacer cualquier cosa), suéltelo en una corriente de agua y cuente una historia hasta perderlo de vista. 
  6. Cuéntele chistes a un amigo, y sólo deje de fotografiar cuando logre una carcajada honesta.
  7. Qué cree que en su casa está a la vista y nunca nadie vio? (la tierra sobre los muebles no cuenta)
  8. Consiga algunos juguetes y recree alguna escena de su película favorita.
  9. Gire en círculos sobre su eje hasta marearse y tome3 fotos mientras sigo en ese estado.

Como verá, estos juegos, tan sencillos a simple vista, nos permiten el cambio de roles, agudizar la imaginación, nos estimula a la apertura del diálogo, nos permite reírnos (solos o acompañados), nos conecta con la naturaleza, promueve la complicidad, posibilita la búsqueda, nos proporciona sensaciones distintas… un sinfín de oportunidades a partir de la fotografía y el juego como excusa para crecer en la toma de imágenes.

Deseo que su juego sea de pleno goce.


2 commentarios

Camila · 2 octubre, 2019 a las 9:08 pm

Qué me encantó tu juego, y la empecé a jugar !

Cristina Mecatti · 2 octubre, 2019 a las 11:38 pm

Ya voy a empezar a incorporar la cámara a los juegos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *